La diabetes y la depresión

Raúl Rodríguez Por Raul Rodriguez, Licenciado en Biologia por la Universidad de Murcia.


Ultima revisión: 11-11-2021


La diabetes y la depresión

Según el NICE, las personas a las que se les diagnostica un problema de salud físico crónico, como la diabetes, tienen 3 veces más probabilidades de ser diagnosticadas de depresión que las personas que no la padecen.

La depresión puede tener un grave impacto en el bienestar de una persona y en su capacidad y motivación para autogestionar su enfermedad.

La depresión es el trastorno psiquiátrico más común que se observa en la comunidad diabética. Las personas con diabetes que padecen depresión corren un mayor riesgo de sufrir un episodio de agotamiento diabético que, en conjunto, puede tener efectos adversos en la salud física y potencialmente instigar más complicaciones a largo plazo, tanto relacionadas con la diabetes como independientes de la enfermedad.

¿Qué es exactamente la depresión?

Se habla de depresión cuando una persona experimenta una serie de síntomas que incluyen:

  • Tristeza o ansiedad persistentes, una sensación de vacío
  • Un sentimiento predominante de desesperanza y negatividad
  • Sentirse impotente y no poder cambiar su situación
  • Pérdida de interés por las actividades o los placeres
  • Menor energía y mayor fatiga Insomnio, dormir demasiado, despertarse temprano por la mañana
  • Problemas de concentración, problemas de memoria e indecisión
  • Pensar en la muerte o el suicidio Inquietud
  • Cambio de peso y disminución o aumento del apetito

Se diagnostica depresión si muchos de estos síntomas están presentes, de forma continua, durante un mínimo de dos semanas. Para las personas con diabetes, afrontar una enfermedad de por vida y controlar el riesgo de complicaciones puede parecer una tarea abrumadora, sobre todo para los pacientes recién diagnosticados.

Muchos diabéticos luchan para hacer frente a las exigencias, sintiéndose abrumados y desmotivados. Si la diabetes no se afronta con una actitud de perseverancia y desafío, a menudo prevalece la depresión. La depresión es la percepción de las situaciones de la vida como indeseables.

A menudo, cuando los individuos se enfrentan a eventos o condiciones adversas, gastan enormes cantidades de esfuerzo tratando de escapar o negar tales circunstancias.

Evitar lo desagradable y gastar energía tratando de minimizar el malestar puede causar síntomas de depresión.

El círculo vicioso de la depresión ¿Cómo puede afectar la depresión a mi diabetes?

La depresión puede afectar a la capacidad del paciente para enfrentarse a su diabetes, incluida la gestión adecuada de los niveles de glucosa en sangre. Las investigaciones han descubierto que las personas que padecen tanto diabetes como depresión tienen un peor control metabólico y glucémico, lo que a su vez intensifica los síntomas de la depresión.

Además, se ha comprobado que los antidepresivos tienen efectos hipoglucémicos que causan graves problemas para el autocontrol.

Ya se ha informado de que las personas deprimidas con diabetes son menos propensas a cumplir con la medicación y los regímenes dietéticos y, por consiguiente, tienen una reducción de la calidad de vida y un mayor gasto sanitario. Las investigaciones han demostrado que si se aborda la depresión, se mejora el control glucémico, el estado de ánimo y la calidad de vida.

¿Tengo más probabilidades de sufrir depresión siendo diabético?

Sí. Según el Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia Clínica (NICE), las personas a las que se les ha diagnosticado un problema de salud físico crónico, como la diabetes, las enfermedades cardíacas y el cáncer, tienen 3 veces más probabilidades de ser diagnosticadas de depresión que las personas sin estos problemas de salud físicos.

Sin embargo, esto no significa que vayan a sufrir depresión. Además, las personas que sufren depresión también pueden tener un mayor riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2 La depresión a menudo no se diagnostica ni se trata, tanto entre los diabéticos como en la población general. ¿Cómo puedo tratar mi depresión junto con mi diabetes?

El tratamiento de la diabetes es un curso extremadamente individual. Las personas que padecen síntomas de depresión durante un periodo prolongado deben acudir al médico.

Hay una serie de opciones de tratamiento, algunas más fáciles que otras pero que van acompañadas de más efectos secundarios adversos e implicaciones potencialmente tóxicas para la salud, por ejemplo los antidepresivos.

Mientras que otros tratamientos no son tóxicos y tienen un efecto promotor de la salud, por ejemplo el Mindfulness, pero, dichos tratamientos, requieren un deseo de cambiar y librarse de los síntomas de la depresión.

Si no se aborda la depresión, la investigación ha demostrado que pueden surgir complicaciones adicionales como resultado de su comorbilidad con la diabetes. Un ensayo clínico, por ejemplo, ha encontrado una relación entre la depresión en personas diabéticas y un posterior diagnóstico de la enfermedad degenerativa de Alzheimer.

Otras investigaciones realizadas con una gran muestra de diabéticos en Nueva York han sugerido que, al tratar la depresión en personas con diabetes, éstas tienen menos probabilidades de morir en un periodo de seguimiento de 5 años

¿Existen otros riesgos para la salud mental de los diabéticos?

Hay muchos problemas de salud mental que pueden surgir como resultado de ser diagnosticado con una condición física crónica como la diabetes. A menudo dificultan la gestión eficaz de la enfermedad, lo que significa que los pacientes se encuentran en un círculo vicioso autodestructivo.

Las afecciones como el trastorno bipolar y los trastornos de ansiedad también son comunes en las personas que padecen diabetes.