Diabetes mellitus tipo 1

Raúl Rodríguez Por Raul Rodriguez, Licenciado en Biologia por la Universidad de Murcia.


Ultima revisión: 01-04-2021


Diabetes mellitus tipo 1

¿Qué es la diabetes mellitus tipo 1?

La diabetes tipo 1 sucede en individuos a los que su propio organismo ataca a las células del páncreas encargadas de la producción de insulina. Como consecuencia de esto no se produce suficiente insulina para controlar naturalmente los niveles de glucemia o glucosa en sangre.

Se suele diagnosticar en niños y jóvenes, por lo que solía llamarse diabetes juvenil.

Diferencias entre diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2

En la diabetes tipo 2 el cuerpo pierde la capacidad de responder ante la insulina generada, pero en la diabetes tipo 1 el cuerpo no es capaz de producir la insulina en las cantidades necesarias.

Síntomas de diabetes tipo 1

A menudo los síntomas son sutiles, pero sin el tratamiento adecuado pueden tornarse cada vez más graves:

  • Aumento de sed
  • Aumento de hambre
  • Micciones frecuentes
  • Cansancio extremo
  • Sensación de boca seca
  • Visión borrosa
  • Vómitos y malestar estomacal
  • Propensión a sufrir enfermedades infecciosas, tanto en piel como en tracto urinario
  • Cambios de humor frecuentes

También se presentan una serie de síntomas más graves de la diabetes en los que es necesario acudir inmediatamente al centro de salud, como son:

  • Olor afrutado en el aliento
  • Estado de confusión
  • Temblores
  • Respiración agitada
  • Dolor de estomago
  • Perdida de conocimiento

Causas de la diabetes tipo 1

Como hemos comentado anteriormente la diabetes tipo 1 es provocada por una enfermedad auto inmune en las que el propio sistema inmunitario ataca a las células pancreáticas productoras de insulina.

La insulina es la hormona encargada de introducir la glucosa circulante en sangre al interior de las células, para que estas la puedan usar como fuente de energía.

El daño en las células productoras conduce a un nivel insuficiente de insulina en sangre, con lo que el nivel de glucosa en sangre no baja, llegando a un estado de hiperglucemia. Este nivel alto de glucosa en sangre puede conducir a

  • Deshidratación: Al no haber suficiente insulina para bajar el nivel de glucemia el organismo intenta expulsar el exceso de glucosa mediante la orina. El aumento en la frecuencia de las micciones puede producir deshidratación.
  • Perdida de peso: Tanto la perdida de agua por la deshidratación como el gasto energético que se pierde al expulsar la glucosa por la orina pueden llevar a una perdida de peso.
  • Cetoacidosis diabética. Al no haber insulina que induce la entrada de glucosa a las células estas no tienen suficiente combustible para funcionar, por lo que obtienen la energía. de los lípidos almacenados. Un producto de desecho del metabolismo de los lípidos son las cetonas. La combinación de glucemia alta, deshidratación y cetonas en sangre se conoce como cetoacidosis, una situación que puede poner en peligro la vida del diabético.
  • Daño orgánico. Con el tiempo, la situación de hiperglucemia puede dañar vasos sanguíneos y nervios, pudiendo dañar ojos, riñones y corazón. Las arterias también tienden a perder elasticidad y endurecerse, provocando a aterosclerosis, que puede acabar en ataques al corazón.

¿Puedo prevenir la diabetes tipo 1?

Al ser una enfermedad auto inmune no hay manera de prevenir. Si que se sabe que hay un factor genético importante, así que si en la familia hay antecedentes familiares de diabetes se debe estar atento a cualquier síntoma para una detección precoz.

Factores de riesgo de diabetes tipo 1

Alrededor de un 5% de las personas diabéticas son el tipo 1. Afecta al igual a hombres que a mujeres, pero hay más riesgo de contraerlo los menores de 20 años, de raza blanca y con antecedentes familiares de diabetes tipo 1

Diagnóstico de diabetes tipo 1

Una de las preguntas frecuentes que se hacen personas con familiares diabeticos es ¿como sabes si tengo diabetes?
El diagnostico de diabetes se realiza mediante el control de los niveles de azúcar en sangre.

Al actuar el sistema inmunológico contra las células productoras de insulina se generan anticuerpos anti GAD (ácido glutámico descarboxilasa)

Tratamiento de la diabetes tipo 1

Un diabético puede llevar una vida larga y saludable si lleva un control adecuado de la enfermedad.

Deben llevar un control continuo de su glucemia. Ante subidas de glucosa en sangre debe inyectarse insulina. El médico le dará las indicaciones necesarias para ajustar la cantidad de insulina necesaria dependiendo de los niveles de azúcar.

Cambio en los hábitos alimentarios

Ejercicio físico. El ejercicio es una parte fundamental del tratamiento. Mediante la actividad física ayudamos a regular y a mantener la glucosa en niveles adecuados. Pero no es tan sencillo como salir a correr, se debe tener en cuenta la alimentación y las dosis de insulina con la actividad a realizar. Controle su nivel de azúcar. antes, durante y después de una actividad, así podrá conocer como responde su cuerpo al ejercicio físico. y podrá actuar en consecuencia. Si su nivel de glucosa en sangre esta por encima de 240 mg/dL haga una prueba de cetonas. Si estas están altos lo recomendable es que omita el ejercicio en ese momento.

Como alimentarse con diabetes tipo 1

Es importante conocer la respuesta de su cuerpo a los niveles de carbohidratos, grasas y proteínas. Una vez se disponga de estos conocimientos puede construir una alimentación equilibrada y saludable para conseguir mantener sus niveles de azúcar. en un estado optimo.

Complicaciones de la diabetes tipo 1

Todas estas complicaciones derivadas de la diabetes son debidas a los niveles altos de azúcar. en sangre. Para prevenirlas es esencial llevar un buen control de la enfermedad.

  • Problemas de cicatrización y predisposición a contraer infecciones en piel y encías.
  • Enfermedades cardiovasculares. Con la diabetes se aumenta el riesgo de sufrir un coagulo sanguíneo, hipertensión y colesterol alto.
  • Problemas durante el embarazo. En personas diabéticas aumenta el riesgo de parto prematuro, preclampsia y otras complicaciones graves.
  • Retinopatia. Es muy común en personas que han sufrido la enfermedad durante mucho tiempo.
  • Daños en el sistema renal. Después de un largo periodo sufriendo la enfermedad aumentan las posibilidades de sufrir daños en el riñón
  • Los problemas de riego sanguíneo y el daño en los nervios puede llevar a una perdida de sensibilidad y falta de riego en las extremidades, lo que puede producir la formación de llagas, e incluso la pérdida de una extremidad.


Fuente: https://www.webmd.com/diabetes/type-1-diabete